La avena es un cereal que aporta grandes beneficios al organismo humano, se ha comprobado que su consumo por la humanidad viene desde tiempos remotos. En la actualidad la podemos encontrar en distintas formas avena instantánea, integral, salvado, entre otras. Así como la variedad es amplia, lo son las maneras de prepararla y consumirla. Una que se ha vuelto muy popular es el agua o leche de avena como también se le conoce. Su preparación es bien rápida y sencilla, dándonos la oportunidad de sacarle provecho a tan importante alimento.

Para elaborarla utilizaremos la avena integral que es aquella donde el grano aún posee todas sus partes. El grano de avena se compone de muchas capas, pero lo vamos a dividir en tres partes. El exterior contiene fibra, vitaminas y minerales, el medio los carbohidratos y proteínas y la parte interna los antioxidantes y Fito nutrientes. Las tres capas son importantes para nuestro organismo. En la cáscara de los granos de avenas se forma un anti nutriente de manera natural, con el objetivo de proteger el grano de cualquier plaga.

Este anti nutriente no permite que nuestro intestino absorba correctamente todos los minerales que contiene la avena. Es por eso que es necesario eliminarlo, esto se logra de dos maneras, mediante el calor o el remojo prolongado de 7 horas como mínimo. De esta manera nos aseguramos que los anti nutrientes sean desprendidos del grano y queden en el agua de remojo. Un error muy común es beber el agua de remojo, de ninguna manera lo hagas, debemos tirarla sin dudar.

Por cada litro de agua vamos a utilizar 10 cucharadas soperas rebozadas de avena integral.

Ingredientes:

1.      Avena integral.

2.      Agua natural.

3.      Canela molida.

4.      Miel de abejas.

Preparación:

1.      En un bol colocar la avena integral y cubrirla totalmente con agua natural. Recomendamos llenar el bol con la mayor cantidad de agua posible.

2.      Dejar reposar de 7 a 24 horas como máximo.

3.      Colar la avena y desechar totalmente el agua de remojo.

4.      Licuar la avena con un litro de agua natural y agregarle una cucharadita de canela.

5.      Agregar, solo si lo deseas, una cucharadita de miel.

Como tomar el agua de avena

Si lo que quieres es bajar de peso lo recomendable es tomar un solo vaso al día en ayunas, 15 minutos después tomas el desayuno eliminando la porción de carbohidratos porque ya la consumiste en el agua de avena. Lo puedes repetir de dos a tres veces por semana. Si en cambio deseas aumentar de peso tomarás de dos a tres vasos de esta agua al día. También puedes usarla como energizante para entrenar, en este caso debes tomar un vaso treinta minutos antes de comenzar a hacer ejercicios físicos.

Es importante que valores que esta agua de avena no es mágica, para obtener mejores resultados es necesario combinarla con una alimentación saludable y balanceada. De más está decir lo fundamental que es para nuestro cuerpo la práctica regular de ejercicios físicos.