El colesterol es una grasa amarillenta que es necesaria para la vida, proviene del hígado y de la alimentación y por ende existen dos clases de colesterol uno malo (LDL) y otro bueno (HDL). El colesterol malo va desde el hígado y el estómago a los intestinos. Cuando aumenta su volumen comienza a acumularse en las paredes de las arterias. Esto puede causar problemas cardiovasculares a las personas que lo padecen. Al contrario del colesterol malo el bueno no se acumula en las arterias, sino que es eliminado en el hígado. A continuación, se describen algunos alimentos que controlan los niveles de colesterol de manera natural.

Ajo

Ingerir medio diente de ajo en ayunas durante 7 días, las increíbles propiedades del ajo lograran que tu colesterol baje rápidamente

Manzanas

Es recomendable comer una manzana diaria en ayunas, esta fruta pose una sustancia llamada pectina que combate el colesterol.

Jugo de pepino y guayaba

Mesclar medio vaso de jugo de pepino con medio vaso de jugo de guayaba te ayudarán a estabilizar los niveles de colesterol de tu cuerpo.

Jugo de piña

Se recomienda beber un vaso de este jugo después de cada comida por una semana. Esto podemos repetirlo todos los meses y así aprovechamos todas las propiedades de esta maravillosa fruta.

Avena

Comer este cereal diario en el desayuno ayuda considerablemente a reducir el colesterol debido al alto contenido de fibra soluble que posee.

Almendras

Las fibras de las almendran elevan el colesterol bueno HDL y reduce los niveles de LDL.

Naranjas

El jugo de esta fruta posee los componentes necesarios para combatirlo y nivelarlo. Esto ocurre debido a la presencia de vitamina c y ácido fólico.

Todos estos alimentos contribuyen de una manera u otra a estabilizar los niveles de colesterol en el organismo humano. A pesar de que existen otros factores de riesgo como el tabaquismo, la obesidad y la diabetes. Uno de los más preocupantes es la mala alimentación y la falta de ejercicio físico. Se debe llevar una dieta sana y balanceada, incorporando los alimentos anteriormente descritos que son beneficiosos para el organismo. De más está decir que es necesario incluir la práctica de ejercicios físicos en nuestra rutina de vida, para combatir el sedentarismo y evitar la obesidad. Es necesario destinar, al menos, treinta minutos en el desarrollo de esta actividad.